¿Por qué viajamos a donde viajamos?

Los viajes que uno realiza de manera voluntaria (vamos a decir los de ocio o vacaciones en contraposición a los laborales) responden a muchas variables. Pero últimamente me surgió la intriga de que es lo que nos hace elegir entre un destino u otro.

Más allá de diferentes variables objetivas (la económica por ejemplo) o subjetivas (montaña/mar – descanso/descubrimiento) me llama la atención justamente que lleva a la gente a elegir por ejemplo entre dos playas separadas por cinco kilómetros o tal o cual cerro en la Patagonia, o si Madrid o Barcelona.

Seguir leyendo “¿Por qué viajamos a donde viajamos?”

Mi primera carrera de aventura (sin saber de que se trataba)

Hace poco más de un mes corría con @juanoflyer mi primera media maratón y después de 4 semanas de entrenar con muchas ganas alternando con varios conciertos que hubo este mes, Rostislav un amigo que trabaja en la municipalidad conmigo me convenció de anotarnos en la carrera 3F aventura, que era de diez kilometros (había una variante más corta de cinco, y una para chicos de un kilómetro). Le dije “¡de una, vamos! Me viene bien para achicar un poco los tiempos”

Seguir leyendo “Mi primera carrera de aventura (sin saber de que se trataba)”

Mi primera vez en Moscú. Impresiones de un capítulo más en el peregrinaje al este.

Rusia siempre me generó una magnética atracción desde que era chico. No sé bien porque aún. Quizás sea la personalidad tan fuerte de sus compositores, la admiración por sus intérpretes, el frío reinante gran parte del año, el uso del alfabeto cirílico. O quizás todas, incluso algún motivo no consciente. El hecho es que me encanta Rusia y todo lo que tenga que ver con ella y el mundo eslavo.

Mi primer acercamiento fue en 2012, al finalizar un viaje de estudios, con un amigo decidimos escaparnos tres días a San Petersburgo. Un flash. Llegar a Pulkovo (el aeropuerto de San Petersburgo) fue como aterrizar en la Unión Soviética (aún no había sido modernizado). Caminamos como locos, el museo Hermitage, la Nevsky Prospekt, las fabulosas iglesias ortodoxas… Y en el medio de la famosa ola siberiana de ese año… Llegamos a tener -33 grados de sensación térmica… Tremendo.

Seguir leyendo “Mi primera vez en Moscú. Impresiones de un capítulo más en el peregrinaje al este.”