Mi primera carrera de aventura (sin saber de que se trataba)

Hace poco más de un mes corría con @juanoflyer mi primera media maratón y después de 4 semanas de entrenar con muchas ganas alternando con varios conciertos que hubo este mes, Rostislav un amigo que trabaja en la municipalidad conmigo me convenció de anotarnos en la carrera 3F aventura, que era de diez kilometros (había una variante más corta de cinco, y una para chicos de un kilómetro). Le dije “¡de una, vamos! Me viene bien para achicar un poco los tiempos”

Generalmente investigo mucho todo previamente. Todo. Sea un viaje, una obra musical que tengo que ejecutar o una carrera. Este no fue el caso. Estuve tapado de cosas, y como si nada llegó el domingo 2 de octubre, el día de la carrera, y no sabía bien ni por donde iba a correr. Madrugué, desayuné y me fuí al Colegio Militar de la Nación donde se realizaría la carrera.

colegio

Yo decía para mi mismo “seguro va a ser por las calles internas del predio y la vereda perimetral”. En ese momento era todo un supuesto mío que pensaba mientras escuchaba un poco de música. Veinte minutos antes de la largada, le pregunto a Rostislav. “¿llevo el teléfono celular así saco algunas fotos?” Dudé porque estaba lloviendo. Me dice “ni loco con el barro se te puede arruinar”

¿¿¿barro???

Me desayuné que era una carrera de aventura. Nunca había corrido una carrera que no fuese “de calle”. Bueno dije estoy en el baile, tengo que bailar.

Largamos. Un pequeño tramo de asfalto y enseguida al pasto. Llovía bastante.

foto-cordoes-1

Hasta el kilómetro 3 nada fuera de lo normal, hasta que dimos de una vuelta y nos encontramos con un pequeño lago artificial. Dije para mi mismo “¿quien me mando? Las zapatillas…” (al mismo tiempo que pensaba en lo bueno que fue el consejo de Rostislav de no haber llevado el teléfono). Cruzamos con el agua por la cintura y seguimos corriendo bastante rápido.

agua

Enseguida túneles para hacer cuerpo a tierra y al rato sectores muy resbalosos con barriales. Fue divertidísimo! Y que vértigo no dejar de correr y mantener el equilibrio.

foto-obstaculos-2

En este punto se separó el camino de los que corrían cinco kilómetros de los que corrían diez.
Mientras tanto pasábamos por lugares históricos, las caballerizas, el histórico Palomar de Diego Casero que le da nombre a la localidad y además es el símbolo del partido. Son de destacar los extensos parques que normalmente sólo accede el personal militar.

Al octavo kilómetro vuelve el asfalto, cosa que venía bien para sentirme un poco más firme y acelerar un poco en el final. ¡Oh sorpresa! mil metros antes de la llegada los bomberos te empapaban con un camión hidrante (por lo menos te sacaban el calor que se empezaba a sentir ) y quinientos metros (¡ya casí en la llegada!) más tarde un circuito de obstáculos de ¡entrenamiento militar; Cuerpo a tierra, trepar muros, bajar y subir de fosas!

foto-bomberos-valefoto-obstaculos

Listo. Faltaban 300 metros de correr con la lluvia sobre el pasto mojado! Que linda sensación de satisfacción cuando estas llegando, y más aun después del esfuerzo de ese circuito de obstáculos.

foto-2

Doble alegría! Hice un buen tiempo y encima mi primera carrera de aventura. Una linda y diferente experiencia, aunque inesperada. Moraleja: siempre SIEMPRE leer toda la información pertinente a cualquier cosa que uno haga.

Agradezco a Laura Gallo por permitirme usar sus excelentes fotos!

2 comentarios en “Mi primera carrera de aventura (sin saber de que se trataba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s