Corriendo en lugares con acueductos y brujas. Crónica de una carrera romana.

El viernes 6 fue un día bastante particular dentro de este viaje de vacaciones. Último día en Roma.

Hace cosa de un mes, cuando estaba armando el viaje, empece a buscar carreras que coincidieran con mi estadía en Italia, para darle el condimento running al viaje, ya que venia entrenando y era una excusa para conocer partes de la ciudad que seguro no estarían en el recorrido turístico habitual.


Encontré que justamente mientras estaría en Roma, el 6 de enero se llevaría a cabo una carrera que se llama “Corri per la befana”. Era la 25 edición de una carrera que se realiza en el día de la festividad cristiana de la Epifanía. En Argentina celebramos los Reyes Magos, en Italia, la “Befana”, la bruja; pero una bruja buena que le trae regalos a los niños que se portaron bien, y a los que se portaron mal un pedazo de carbón.

La carrera presentaba un recorrido más que interesante. Era a media hora del “circuito turístico” de Roma, en un lugar que se llama Parco degli Acquedotti (Parque de los acueductos) al este de la ciudad. Cerca de donde terminaba una de las lineas de metro y del hipódromo Campanille (donde el día anterior se retiraron los kits, que consistían en el dorsal, el chip, y algunos productos: una mochila con un agua, un jugo y un calzador (?)).

Llegado el día, me levanté bien temprano, porque como era feriado no quería que el transporte me juegue una mala pasada (de hecho lo hizo, y llegué tres minutos antes de la largada, y tenía que dejar la mochila y pasar por el baño).

Un día muy frío con un sol divino, salí entre los últimos por haber llegado tan justo. Pero me esperaban 10 kilómetros por un entorno excepcional.

foto-post-corre2
A poco de empezar, nos adentramos en una pequeña ruta por una campiña de suaves ondulaciones, y raudamente aparecían casas bastante viejas, como esas que uno se imagina en la campiña toscana (o que yo imaginaba que era así porque conocí la Toscana cinco días después :p)

foto-post-corre3Y a poco de empezar confirmé porque el parque del acueducto se llama así. Empezamos viendo algunos restos, y luego de pasar por una avenida que se llama Via Appia Nouva, que es bastante intrascendente, volvemos a entrar al parque y cada vez más cerca, luego de cruzar la legendaria Via Appia Antiqua (la ruta de acceso a Roma más importante del periodo del Imperio en su apogeo) nos cruzamos con un gran acueducto, que no solo cada vez parecía más cerca, sino de hecho corrimos todos, junto a el un buen rato, y lo cruzamos por uno de sus pórticos para seguir el recorrido.

foto-post-corre4
Como quien no quiere la cosa llegamos al kilómetro 9 y desapareció atrás nuestro el maravilloso acueducto, y en unos pocos minutos cruzamos la meta.

foto-post-corre1
La verdad que terminar mi estadía en roma, corriendo y encima conociendo un lugar con tanta historia, hicieron que el frío intenso no se sintiera, y me quedé con el mejor de los recuerdos con esta ciudad maravillosa.

Arrivederci Roma!

4 comentarios en “Corriendo en lugares con acueductos y brujas. Crónica de una carrera romana.

  1. Juano Flyer

    Excelente Javito. Una experiencia increíble. Nada más lindo q conocer ciudades corriendo.
    Además que buen relato. Corría con vos.
    Por más viajes y más carreras!

    Me gusta

  2. Hay veces que los planetas se alinean, porque sino como explicás que: coincidiera con tu estadía en Roma, que el recorrido fuese por un sitio tan especial y que el sol brindara la iluminación perfecta para coronar el evento.
    Una experiencia inolvidable!
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s