Mi primera vez en Moscú. Impresiones de un capítulo más en el peregrinaje al este.

Rusia siempre me generó una magnética atracción desde que era chico. No sé bien porque aún. Quizás sea la personalidad tan fuerte de sus compositores, la admiración por sus intérpretes, el frío reinante gran parte del año, el uso del alfabeto cirílico. O quizás todas, incluso algún motivo no consciente. El hecho es que me encanta Rusia y todo lo que tenga que ver con ella y el mundo eslavo.

Mi primer acercamiento fue en 2012, al finalizar un viaje de estudios, con un amigo decidimos escaparnos tres días a San Petersburgo. Un flash. Llegar a Pulkovo (el aeropuerto de San Petersburgo) fue como aterrizar en la Unión Soviética (aún no había sido modernizado). Caminamos como locos, el museo Hermitage, la Nevsky Prospekt, las fabulosas iglesias ortodoxas… Y en el medio de la famosa ola siberiana de ese año… Llegamos a tener -33 grados de sensación térmica… Tremendo.

Seguir leyendo “Mi primera vez en Moscú. Impresiones de un capítulo más en el peregrinaje al este.”